MartaXana Yoga 

 Profesora de Yoga desde 1996 

 «Hatha Yoga, Yoga terapeútico, Clases de meditación/mindfulness Cursos especiales, Kinesiología, Clases Online y Terapia personalizada»

Yoga Nidra para quitarse las penas

En estos últimos meses, nuestras vidas se han visto trastocadas por todas las pérdidas y dificultades
de las que hemos sido testigos. Nos ha tocado vivir una época muy dolorosa. Estamos en una era de transición, y hagamos lo que hagamos ahora será determinante. Debemos estar alerta a todo lo que aflore, y especialmente a la tristeza. Si estamos devastados por la angustia, debemos relajarnos y dejar que los tamas (letargo, inercia) del dolor actúen sobre nosotros de distinto modo, para conectar así con el apoyo incondicional de la tierra. El Yoga Nidra puede ayudarnos a conseguirlo. Para la siguiente práctica de la profesora Tracee Stanley, experta en Nidra y meditación, detente dos minutos en cada fases antes de avanzar a la siguiente.

nidra
1. ASIÉNTATE

Haz Savasana (postura del cadáver) o cualquier postura cómoda, y usa los soportes necesarios para tener el cuerpo plenamente apoyado. Estimula una actitud de gratitud, dando gracias por todo lo que tienes, empezando por la respiración. Recuerda que esta es un derecho natural, algo que tenemos todos, y lo que nos conecta entonces con la totalidad. Practica inhalando hacia el vientre y el pecho contando hasta 4 y exhalando a la cuenta de 8. Obsérvate llenando y arropándote con la frecuencia de la gratitud.

nidra
2. SIENTE EL APOYO

Advierte cómo el cuerpo descansa sobre el suelo y la tierra que te sostiene. Inhala, invitando a las ondas de la naturaleza a fluir por cada poro de tu cuerpo. Exhala durante 2 minutos, liberando sobre la tierra toda tu pesadumbre y tristeza.

3. OBSERVA

Deja de contar la respiración y observa su flujo natural de entrada y salida. Advierte las ondas de pensamientos y emociones sin aferrarte a ellas. Practica a percibir la pausa entre inhalaciones y exhalaciones.

4. CONCÉNTRATE

Cuenta tus respiraciones de 18 a 0. Por ejemplo, piensa para ti, 18 inhalaciones, 18 exhalaciones. Experimenta más calma y renuncia con cada aliento que pasa hasta llegar a cero. Si pierdes la cuenta, empieza de nuevo desde 18. Invita a la tierra a que te sostenga aún más. No hagas esfuerzos.

5. PROFUNDIZA LA CONSCIENCIA

Durante tres respiraciones, dirige la atención a la base de la columna. Después, durante tres respiraciones, concéntrate en los siguientes centros energéticos: el útero o centro pélvico, el centro umbilical, el centro corazón, el centro garganta, y el tercer ojo. Retorna la atención al reposo en el centro corazón. Siente cómo la respiración entra y sale del pecho. Invita a la gratitud y a la luz eterna radiante.

6. TERMINA LA PRÁCTICA

Profundiza la respiración. Mueve los dedos de las manos y los pies para regresar a tu cuerpo y a la habitación. Sal de la meditación con agradecimiento, rodando hacia un costado y haciendo una pausa durante unas cuantas respiraciones. Si quieres, termina con una oración o bendición por tu curación y la curación común. Termina con 10 minutos de escritura libre o de diario sobre tu experiencia o cualquier cosa que la sesión hizo aflorar.

Si quieres saber más acerca del Yoga Nidra, no te pierdas el número 117 de tu revista Yoga Journal. Para conseguirlo, llámanos al 916326251 o escríbenos a suscripciones@revistayogajournal.es

La entrada Yoga Nidra para quitarse las penas se publicó primero en Revista Yoga Journal.

Sigue leyendo